Dónde dormir en Madeira

2

Si vas a viajar a la isla de Madeira hay alojamientos en los que vas a querer quedarte por su situación, calidad y vistas. Descubre las mejores opciones desde el low cost al lujo más abrumador y cozy.

Abrimos nuevo año, primer viaje y nuevo proyecto: #20destinosen2020 con #WOMANWORD

¿Dónde dormir?

Comencemos por el principio, mi llegada a la isla.

A finales del mes de enero tuve la inmensa suerte de viajar a una de las islas más apasionante del océano Atlántico. Parte de la Macaronesia, Madeira se despierta cada día con cuatro estaciones en 24 horas cambiando entre el sol, la niebla, la lluvia, el mar, la montaña y el aire limpio.

Siempre sonriente, aterrizar en sus contornos de acantilados dibujados sobre el mar es una experiencia digna de ser vivida.

De Madrid a Oporto o Lisboa y desde estos destinos, hasta la isla.

En mi escala en Oporto, tras ver atardecer en Algeiras, cogí mi segundo avión, muy pequeñito, de dos filas y rápidas hélices con un servicio a bordo de los que ya no se llevan, con pastel de nata y zumo a elección para llegar, de noche, a una isla iluminada desde la montaña hasta el mar.

Tras saludar a Cristiano Ronaldo y su busto retocado y sonriente, mi driver me esperaba con un bigote amigable y un cartel con mi nombre: «Bienvenida».

Cantando por Julio Iglesias, subiendo y bajando las cuestitas de la adorable Funchal, llegamos a mi primer alojamiento:

  1. El nuevo hotel Turim Santa María

De nueva apertura, éste hotel está perfectamente situado en el corazón de Funchal.

Ésta es una ubicación perfecta para descubrir el centro de la ciudad y pasearlo por completo disfrutando de sus jardines, negocios locales, bares, cafeterías y restaurantes. Su puerto, los preciosos detalles de street art, la catedral, el ayuntamiento, el mercado y su delicioso olor a pescado. Las flores frescas, sus calles empedradas y sus casas de piedra  negra y cal.

Las alturas comedidas y el respeto por la orografía natural de ésta ciudad que tanto enamora y que define con mimo cada uno de sus negocios, incluyendo éste hotel.

Amanece y el olor del buffet despierta mis sentidos. Café, tostadas, fruta y un diseño de espacios impecable a disfrutar por sus huéspedes en este ambiente dorado y madera de tranquilidad inigualable.

Desde mi ventana, en la amplia terraza, el teleférico pasea en las alturas desde el mar hasta el corazón de Monte. Podría pasar horas respirando el café recién hecho y viendo subir y bajar las cestitas de colores.

Para el atardecer, tras un día agotador y emocionante recorriendo la isla, su rooftop con vista 360, desde el mar hasta la montaña, piscina, bar y restaurante. Calma y diseño. El final perfecto antes de dormir.

 

2. Una opción muy local: AL

Busca alojamientos locales conocidos como AL, están repartidos por toda la isla, desde Monte hasta Santana y te permitirá sentir esa esencia local. Sigue mi reportaje sobre las mejores rutas en la isla de Madeira para conocer más pueblos con encanto donde quedarte a dormir.

 

3. Savoy Palace

Degusta el lujo más exclusivo en uno de los hoteles más bonitos y cuidados de la isla.

Con vistas al mar, este edificio construido simulando un crucero atracado en la costa, respira salitre y se empapa de la luz del sol a diario.

Sus tonos dorados y rosa, creación de una de las diez mejores decoradores de interiores del mundo, Nini Andrade Silva (en cuyo restaurante de concepto de diseño gastronómico tuve la suerte de cenar el primer día: No te pierdas los reportajes de Gastronomía de Madeira en WOMANWORD), se combinan con espacios naturales y toques de orfebrería que imitan los bordados típicos de la isla.

Claridad y madera, azules y verdes naturales y estructuras doradas aportan confort y calidez a este cuidado hotel.

Cada día, delicias locales y de alta gastronomía decoraban mi blanca suite: Chocolate, vino de altísima calidad, tentempiés cuidados y apetecibles, licores de Portugal y bombones de marca cada atardecer en mis almohadas.

Cuidado constante en una habitación siempre lista y con unas instalaciones para disfrutar durante horas: Spa, gimnasio, piscina, infinity pool y los mejores restaurantes y el puerto a pocos pasos de distancia.

Su servicio de habitaciones y buffet de desayuno es tan agradable que merece mención especial.

Su ubicación maravillosa, permite pasear por Funchal bordeando la costa hasta el centro de la misma en cuestión de minutos.

Es un hotel especial en una ciudad especial. El maridaje perfecto.

 

4. Date un capricho: Belmond Reid’s Palace

Como vimos en mi merienda Afternoon Tea, el Belmond Reid’s Palace es una impresionante mansión del siglo XIX que mira al mar y a la que, en sus primeros años, sólo podía accederse en barco, razón por la que el frontal del edificio mira al mar.

De tono rosa pastel y balconadas inspiradoras, sus jardines trepan desde sus piscinas marinas hasta la altitud de sus columnatas. Sus suites, cuya noche puede costar hasta 3000 euros, son pequeños hogares de cuidados detalles y máximo confort.

Sus huéspedes, orientados al turismo de salud y buen vivir, llegaban a residir de manera indefinida en el hotel disfrutando de una jubilación de lujo.

Sus paredes, escaleras y pasillos están cargadas de recuerdos de esos primeros años en los que el escocés Belmond, venido a Madeira a hacer fortuna en el negocio del vino, decoraba como en sus sueños, el hogar perfecto para sus huéspedes y para sí mismo.

Con 128 años, fue el primer hotel en ser abierto en la isla y tiene acceso en barco a una isla privada esfera de la biosfera.

En sus habitaciones han dormido personas como Churchill, Aznar, Batista y hasta Sisi emperatriz que obligaba al personal del hotel a subir a por nieve a las montañas a diario para darse un baño helado como ritual de belleza y juventud.

Creciendo en altura, su jardín tiene tres hectáreas y 500 tipos de flores.

Conoce el menú completo de su famoso afternoon tea aquí.

 

Más opciones de alojamiento fuera de Funchal, en Madeira

Otras opciones de alojamiento que puedes descubrir en la isla, como puedes ver en mi reportaje sobre la gastronomía de Madeira, son:

  1. Aqua Natura Hotel, en Puerto Moniz, Madeira.
  2. Avista Restaurant, Funchal, Madeira.
  3. Quinta do Furao, en Santana, Madeira. Sigue tu ruta y para a comer, mirando al mar y mojando en mantequilla de ajo su pan recién hecho, siéntate a saborear su cocina casera. También es alojamiento.

 

Sigue toda mi aventura en instagram:

Todas mis imágenes en la isla y narrativa bajo las mismas en #WOMANWORDinMadeira

Stories diarios en la isla: primeros días y final de viaje

Y mis dos vídeos en IGTV:

Día 1

Día 2

 

No te pierdas los reportajes sobre Madeira:

Rutas

Gastronomía

Más sobre Portugal:

Lisboa

Oporto

Azores

Alentejo

Seguimos viajando.

Share.

2 comentarios

  1. Flor silvestre on

    Cómo me gusta leer tus viajes!!!! Es que hasta me imagino a mi misma en tu lugar…. Tengo que ir a Madeira!!!!

Leave A Reply