Donde Menos te lo Esperas: Decisión final y vida en común

2

Termina una aventura emocionante, completa e interesante. Termina el reality Donde menos te lo esperas y la última etapa de éste viaje.

Tras casi un mes grabando en convivencia fusionando el rodaje de mi ruta con la grabación del reality, superar los nervios, los cambios de ánimo, las largas jornadas desde la mañana hasta la noche, las esperas interminables entre toma y toma, las repeticiones y el aprender a crear apoyo entre el grupo fueron imprescindibles para poder llegar unidos hasta el final.

Tras varias etapas:

  • Madrid
  • Granada
  • Almería
  • Ronda
  • Málaga
  • El Palmar
  • Chiclana
  • Conil
  • Sevilla

Y muchas emociones, canciones, abrazos y despedidas, llegué al final de un viaje que fue mucho más que la grabación del reality.

Me expuse a mí misma contra un espejo, a favor del amor propio y venciendo los estereotipos, era hora de entender que la ternura nos hace fuertes, que la vulnerabilidad es humana y que el amor es necesario, en todos sus niveles (propio, amistad, familia, mascotas, pareja…).

Entendí gracias a mis chicos que he de dejar salir mi voz, con cariño, firma y flexibilidad, siempre: para decir que no, para decir que sí, para pedir ayuda, para dejarme cuidar, para dar las gracias, para decir te quiero, para decir adiós.

Estoy acostumbrada al desapego y a valerme por mí misma. He aprendido que cuando se apagan las cámaras me gusta sentirme en casa y construir hogar.

He aprendido que recibir cariño, detalles y cobijo es bonito y forma parte del todo. He aprendido a dar. He aprendido a dejarme querer, sin filtro, sin miedos, sin prejuicios, sin mochilas.

La vida es lo que pasa en el viaje, a cada paso, en cada día, cada momento es aventura.

Llegaba el momento de tomar una decisión que era clara desde hacía días. Amor, amistad, confianza.

 

Últimos días juntos

La salida de Jesús me supuso un gran dolor y en parte, me sentí traicionada. Pensé que me acompañaría hasta el final, pero respeto sus razones y como le dije en emisión: «Perdona por todo, gracias por todo» y recibí lo mismo por su parte, un lo siento, un gracias y un abrazo que hace que un año después, sigamos en contacto.

No puedo negar que, a su salida, encontré, como cada día desde su entrada, el apoyo, la confianza, la mano, la sonrisa y el abrazo de Cristian.

Tras nuestro último paseo por Sevilla, su giralda, torre del oro, las preciosas setas y su atardecer con un vino de Ronda y esos primeros besos entre los dos, el programa nos dió a todos los protagonistas unos días de descanso, de recuperación, de reflexión.

En el tiempo separados, tomé una decisión. Quería saber más sobre él. Así que llamé a producción y les comuniqué mi decisión.

 

Decisión final

Viajé hasta Castellón para grabar el último episodio de Donde Menos y tras un viaje de muchos nervios, un vestido arreglado en última hora por mi abuela y el apoyo de los míos, hice algo que jamás pensé en mi vida que haría, recorrer 400 kilómetros conduciendo una furgoneta gigante (ahora que por fin mi cara se había deshinchado tras el accidente de Tailandia y ya podía, de nuevo, ponerme las lentillas, aunque no aún las gafas) y declararme a un chico al más puro estilo Notting hill con un:

«¿Te apetece seguir conociéndome?»

Le esperé en el campo de fútbol, caminé hacia él y recibí un beso y un abrazo.

Esa después de grabar los últimos totales, conocí a sus amigos, a su madre y a su hija.

En esos días descubrí Villa Real y después Cristian vino conmigo hasta Valencia, ¿quieres verlo? Haz click aquí.

 

Nuestra vida en común fuera de cámara

El programa se grabó en Septiembre 2018.

Cristian y yo hemos estado conociéndonos durante casi 6 meses tras la grabación del programa (septiembre 2018 – enero 2019). En la emisión final del programa ya son 10 meses los que han pasado en los que no estamos juntos.

Durante el tiempo en el que estuvimos conociéndonos durante y tras la grabación del programa, hemos viajado desde Madrid a Castellón y a la inversa. Hemos hecho deporte juntos, hemos salido a cenar por mi Madrid, hemos aprendido a hacer acro yoga en sus playas y hemos compartido paella, risas, vino y momentos preciosos en familia.

A pesar del cariño, la distancia y nuestras formas de vida son muy diferentes, por lo que, pasado un tiempo, decidimos seguir como amigos. A día de hoy, hablamos todas las semanas y nos mantenemos en contacto.

La amistad es un tipo de amor que dura para toda la vida si se hace con respeto, honestidad y transparencia.

Te quiero, Cris. Gracias por cogerme la mano el año pasado.

 

Nuestra vida entre Madrid y Castellón en imágenes

¿Quieres ver el whatsapp que le mandé completo?

Making of, imagenesinéditas, behind the scenes, nervios y respuesta.

No te pierdas mi viaje a Castellón, las imágenes durante y tras la grabación, ¡estaba nerviosísima! y además, las reacciones de mis amigos.

 

Más en instagram

Más sobre nuestros viajes juntos en mis destacados en instagram

Imágenes de rodaje

 

Último paseo por Sevilla y vuelta a casa – Periodo de reflexión

 

Imágenes inéditas de la grabación

Ahora, ¡¡¡¡sigamos viajando por el mundo!!!!

No te pierdas cada semana, mi ruta completa por Estados Unidos:

¿Preparados?

Un poquito más sobre Donde Menos antes de terminar éste reportaje…

Share.

2 comentarios

  1. -. “Morenu B. .” on

    “Esa GRAN ‘amizade’ en las parejas, es lo qué hace las mil maravillas del día a día. (Es lo bueno de ellas. Con pareja, o sin ella… lo merece sea a distancia para luego juntaros, por sorpresa, etc. ).”

    ¡Buenas tardes, Rochih’! ,

    «- «Desde discusiones hasta alegrías; desde el «impresionar» a tus pretendientes, para qué te conocieran resumídamente desde el principio… al experimientar con ellos; desde el alzar la voz de una forma respetada a susurrar; del comer, vivir… hasta bañarse juntos; desde el percorrer con cierta timidez los lugares… para luego desnudar vuestra imaginación, y conocer sus calles poquito a poco; o símplemente y con ternura, desde esas miradas especiales qué tenías tú, para tus chicos desconocidos… al preguntar, y hablar con ellos. ¡Guau!

    Sé qué eres una luchadora, y te lo he de agradecer aún más que en un programa (programa con su formato, como de «Dónde menos, te lo esperas») el verte y escucharte, para hacerme una idea de cómo puede ser «Rocío Pastor Eugenio», en su día a día. (Sacando lo qué te pasó, con tu accidente y más… en un
    ‘dating-show’ donde nunca lo hiciste. Verte tan natural en un círculo desconocido de gente nueva).

    Mira si puedes llegar lejos en una relación, que desde un «’cup-cake’ medio-dulce’» tirando a lo agridulce del primer episodio; para luego acabar y dar por finalizado el
    programa, viéndote con ese precioso vestido, y junto a tu toquecito de color rojo en los ‘beizos’… para irte con tu eligido agradeciéndoselo con un eterno abrazo y besos de por el medio.

    Seguir conociéndolo por unos meses más; con más vivencias, etc. . Te quedas sin palabras. (Una ruta que empezó en una furgoneta… para acabar donde acabó).

    Te pido, y con por favor… qué saques más, a ese ser interior que es medio «feo-guapo», y que lo demuestras sin miedo alguno. Que lo cojas, y junto a él… seas todavía más natural, con tu personalidad en los próximos vídeos. Vídeos qué tengas en mente, para grabar. Y sacarlos a la luz. (¡Queremos más de Rocío, y no de ‘Woman’!).

    Me quedo con lo que una «amistad» para tí, con cualquier otro u otra / otra o otro, ha de tener ese línea del único «respeto», en el qué lo vamos mejorando año tras año. Algunos más, y otros menos… pero mejorarlo. Esas vivencias, tan llenas de lloros, sentimientos bipolares; tristezas, risas y de hasta pedos… para ««¡NO!»» ser tan cursi.

    Me quedo también con tus narrativas, y junto a tus ‘vlogs’. (Para seguir arrodillándome ante tí, y a lo virtual. Para darte un poquito más de apoyo mensual. Donde unas simples palabras, más palabras, y palabras para terminar… se conviertan en algo más, o no). =P

    Y ahora, día sábado nueve de noviembre, del año «dos mil diecinueve»… te acabo leyendo. (Son años, años y años de lecturas qué me estás dando y espero leerte por muuuuchos más. Lo qué te queda, y nos queda por estos mundillos llenos de tecnologías. Y más, criticándote y apoyándote con el respeto siempre por delante. ¡Cero acosos vacíos!).

    Ahora soy yo, el que te dea mí y otro agradecimiento (con un «emo-teh’» a tu imaginación al final; sea desde un corazón azul o hasta uno, con una lengua raspada). ¡Gracias, Ro.! (Sé lo qué te diga la ocasión de tu corazón. Sonríe diario, aunque no quieras porque siempre tendrás a tu gente cercana en un plisplás).

    Atentamente,

    Este pesado de narices. / -. “Morenu B. .”

    [ A sonríer siempre, ¡claro qué sí! ].

Leave A Reply