Sierra Norte de Madrid: Turismo sin salir de mi comunidad

0

Sierra Norte de Madrid: Turismo sin salir de mi comunidad

Un fin de semana de aventura no tiene por que conllevar un amplio kilometraje. Muchas veces vivimos sin ser conscientes de las maravillas que nos rodean, buscando fuera lo que, sin darnos cuenta, tenemos en casa. Por ello, mochila al hombro, me escapo con unos amigos viajeros a descubrir la Sierra Norte de Madrid y hacer Turismo sin salir de mi comunidad.

No te pierdas el vídeo al final del reportaje 🙂

En mi aventura, con sede en Braojos, en la casa Estrella Rural, recorro la sierra desde La Cabrera realizado diferentes actividades.

Para empezar, decido pasar la mañana del sábado aprendiendo a anillar aves con la Doctora Eva Banda y Enara Educación Ambiental. La guía, nos explica la importancia del estudio de las especies. Aprendo cómo capturarlas, anillarlas, medirlas, pesarlas, reconocerlas y liberarlas de nuevo. Bajo una política natural de no intervencionismo, el estudio determina los hábitos de las especies. Las anillas, como DNI’s aviares, nos dicen quién es ése pájaro. Si alguna vez encontramos un ave con anilla, debemos googlear para ver qué pasos debemos seguir para dar la información al departamento correspondiente y ayudar a la consecución de estudio.

Comemos comida casera basada en la cocina italiana reinventada en la Posada de Robledilla.

Después de la comilona, nos aguardan 8 kilómetros de travesía por Paredes de Buitrago con Sedella Naturaleza, a través de un yacimiento de la guerra civil española conocido como Frente del agua. Dos territorios, fascista y republicano, naturaleza preciosa, basta e ingente en contra posición con una historia dolorosa, que aún marca heridas, no olvidada: trincheras, asesinatos, líneas de fuego, fronteras y dos bandos creados por familiares, amigos y vecinos que utilizaban el ocaso para verse a escondidas y abrazarse más allá del dolor de la guerra.

Toda la zona quedó devastada, arrasada: Campos de trigo, pueblos, iglesias… hasta las campanas se utilizaron para fundición…

Un paseo doloroso donde la historia de nuestro país sigue viva.

Me relajo de la ruta viendo el atardecer en la presa de Fuentes Viejas y termino el día brindando con la cocina de Arco de Villavieja.

Terminamos el domingo comiendo en Orcajuela de la sierra con vistas al valle en el rincón del Carabo antes de poner rumbo de vuelta a Madrid.

Un fin de semana redondo, tranquilo, cultural, de turismo gastronómico, turismo rural y actividades sostenibles apostando por el producto local de pequeños negocios.

No te pierdas el vídeo completo de ésta aventura:

Share.

Leave A Reply