VENCER EL MIEDO: Monta sin cuerda

6

Fotografía y Texto por Rocío Pastor Eugenio.

Fotografía 100% libre de retoque digital. Como siempre aquí, en WOMANWORD

Para la monta sin cuerda, en la que uno ya va por su cuenta, es muy importante recordar la posición del cuerpo de la clase anterior, pegar los brazos al cuerpo y llevar las manos quietas para no herir al animal en la boca. Los dedos deben ir cerrados alrededor de la correa llevando ambas riendas paralelas con la espalda erguida y el cuerpo en movimiento.

Para que tanto el animal como el humano cojan confianza se debe ser lo más natural posible, todo debe ser muy suave y agradable.

La doma es muy importante ya que con ella, el caballo aprende a convivir con el humano y a entender las órdenes.

Así, suave, se pasa del paso al trote y después a la pausa con pequeños golpecitos en los costados y con la fusta en el cuello, para conseguir la atención del animal en una conversación clara y concisa. Todo debe ser muy dulce y siempre se debe hablar y acariciar al caballo recordando el refuerzo positivo.

Manos, peso, piernas… todo engloba un conjunto en diálogo entre dos seres vivos que cabalgan juntos y que aprender a convivir y a conocerse mutuamente.

Gracias a Bárbara, la Robert Redford de Hípica el Madroño, lograr vencer el miedo es algo plausible, seguro y reconfortante. Dejar de pensar y dejarse llevar, escucharla y obedecerla al segundo con total confianza en su voz, en el animal y en una misma, es la forma de lograrlo puliendo además, la pose en elegancia.

«El caballo actúa en una acción reacción, por eso se debe ser suave, pero siempre firme. Que no haya nada de socorro, socorro, voy a morir», gesticula entre risas.

La libertad de conseguir cabalgar sin ataduras, ni mentales ni físicas, siendo una con el animal, fuerte, constante, en equilibrio en un deporte completo y una forma de vida digna, natural y humana que aboga por el respeto y el cariño por encima de todo.

Para ser uno con el animal, Bárbara aconseja el amor y el refuerzo positivo: “Las caricias son más efectivas que la fusta”, reconoce, “hay que ser suave, pero firme”.

Y así es ella con sus alumnos. Suave y firme, no deja opción a la duda ni al pensamiento negativo, lo cual permite que uno siga sus instrucciones al pie de la letra, constante, logrando objetivos.

Naturaleza, paisaje y complicidad.

Gracias al precioso Bowie he pasado del miedo al amor. Ya soy capaz de montar sola y de sentirme confiada con el animal. La experiencia y el sentimiento es tan reconfortante que la sonrisa y la paz inundan todo.

Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD y Bowie. Hípica El Madroño.

Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD y Bowie. Hípica El Madroño.

Más Información

Deporte

No te lo pienses dos veces. Acércate a este centro hípico en el que el lifestyle se desarrolla basado en el respeto, el cuidado y el cariño: donde perder el miedo es posible.

Además preparan para la doma, la monta, el salto y el completo, la disciplina olímpica que entraña salto, doma y cross (salto en el campo). Unos profesionales de calidad en un entorno privilegiado.

Fotografía de/ por Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Fotografía de/ por Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Fotografía de/ por Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Fotografía de/ por Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Conseguido. WOMANWORD también ha logrado vencer el miedo y así lo demuestra en esta fotografía de INSTAGRAM @Woman_Word

Conseguido. WOMANWORD también ha logrado vencer el miedo y así lo demuestra en esta fotografía de INSTAGRAM @Woman_Word

Todos los textos e imágenes tienen derechos de autor. All Rights reserved.

Share.

6 comentarios

  1. Es muy interesante como describes tu aprendizaje, yo tambien soy muy miedosa y me gustaria quitarme éste lastre, siempre me he imaginado sobre un caballo , libre y trotando por el mar, bueno por la arena de la playa, creo que sentirte uno con el animal debe ser apoteósico, saber encauzar el miedo con el respeto y el amor a los animales.Gracias WomanWord, voy a tomar la dirección de Los Madroños.

  2. La primera vez que monté a caballo me llevaron sin cuerda alguna, eso te hace tener mas control y aprendes antes. O puede ser que en la hípica a la que yo iba te enseñaban la equitación salvaje Jajaja (pero sin violencia).

    • Querida, Aitziberbonita. Como habrás visto en los 4 artículos publicados esta semana, se trata de un proceso de pérdida del miedo. Como viste, primero se conoce el entorno y al animal. Después, se hace una primera toma de contacto y una monta controlada con cuerda. Cuando esta fase se ha superado, se pasa a montar sin cuerda, pero en circuito y tras esto, cuando se está preparado se pasa a los paseos. Te invito a leer los 4 artículos. Un abrazo. A todos los demás, muchísimas gracias por vuestros comentarios. A todos, gracias por leer WOMANWORD

  3. Es precioso y sales guapísima, que bien te expresas… yo tambien quiero montar a caballo, siempre me ha dado respeto y al verte a ti y como lo explicas creo que no puede habernada mas natural… cojo el nombre del sitio, es precioso

Leave A Reply