Serena Apocalipsis

1

Por Rocío Pastor Eugenio.

Serena Apocalipsis es la última obra presentada en el Teatro Valle- Inclán bajo la creatividad de Escritos en la escena, un proyecto desarrollado, escrito desde las tablas, desde la propia acción planteada, que nace y se engendra natural, que fluye y evoluciona visceral, real, de la interacción de los personajes. Así ha creado esta historia Verónica Fernández.

Interpretada por Quique FernándezLucía FuengallegoFael GarcíaElena GonzálezAlberto IglesiasEsosa Omo y Almudena Ramos bajo la dirección de Antonio C. Guijosa.

Una serena apocalipsis que se retrata hasta en la escena mediante la sutileza, los juegos de luces, los diálogos, los apartes… personajes que se presentan sinceros, sin tapujos, trastornados, despojados, tratando de sobrevivir a una crisis económica, ideológica y de valores que asola España, que asola Europa, y que ha reducido nuestro país a ricos y a los demás, tras las vallas vigiladas por la Guardia Nacional, salvaguardando la seguridad de quienes tienen y la cárcel de quienes no tienen, en un mundo en que los valores se invierten y el dinero carece de sentido frente a la grandeza de un cigarro o una pastilla de jabón.

Fronteras creadas por la desigualdad, sueños rotos, un pasado de buenos tiempos en el que tuvieron una profesión, una casa, un empleo… vidas trastocadas, suicidio, despidos, empresas, hombres de negocios, política, finanzas, mentiras y barreras. Corazones compungidos, devastados, arrancados en larga espera, muertos en vida. Sueños rotos, esperanzas anegadas.

La imposibilidad de cambiar, hundidos en su miseria. Un «así estamos bien» que paraliza, el miedo a caer aún más que derrumba y lo incierto de que no haya un mañana acentuado.

«Talleres para aprender a vivir», utopía, vallas que se alzan en desigualdades, prisioneros y una constante: «hay que ser valiente para salir fuera», para dejar la zona de confort y luchar por sonreír, por vivir, por estar vivos.

«¿Por qué no nos ayudamos?» Sueños truncados por el egoísmo de los otros y por el miedo al cambio de uno mismo. Miedo. Vida. Muerte, Fé.

Reflexiones en escena que lanzan reflejos al patio de butaca desde un espejo claro y real.

Una gran apuesta que merece ser escuchada.

Share.

1 comentario

  1. Tu artículo Womanword tiene el preciso enfoque que transmite la obra, no le sobra ni una coma, y en medio de ésa apocalipsis terminal, que tiene de todo menos serena, aún hay alguien que tiene esperanza de cambiar, tu artículo incluido o tu opinión WomanWord, yo lo veo muy difícil, la historia siempre se repite y volvemos a cometer los mismos fallos, a veces pienso que nos lo merecemos por imbéciles, por pensar que en los pequeños detalles de la vida está lo mejor de ella y los dejamos pasar insensiblemente, y nos enfadamos, nos obcecamos, perdemos el tiempo, perdemos el momento y perdemos la vida.La obra es muy dura porque es la pura realidad, los de arriba nos manejan a su antojo pero es que entre los de abajo también surge inevitablemente algún listillo que hace lo mismo y nos tiene a su merced con engaños, promesas, y nos sigue manejando y la noria de la vida sigue su curso, salirse de ella a menudo es complicado, lo importante es no perder nunca el compromiso de bajarte.

Leave A Reply