Sandra Macaya: “Se puede tener todo”

3

Fotografía y Texto por Rocío Pastor Eugenio.

Fotografía 100% libre de retoque digital. Como siempre aquí, en WOMANWORD.

Sandra Macaya cruza el Atlántico con Spanx

Sandra Macaya es una mujer con diferentes roles sociales y una idea clara de negocio.

Madre de seis hijos, sonriente, aguda, empresaria, internacional, independiente y competente, Sandra montó su propia empresa: Sandra’s living en la que se dedica a importar en España y Portugal y comercializar firmas de moda que conoce en Nueva York y en las que cree, como la conocida Spanx, las fajas más personales y cómodas del mercado, tanto para hombres como para mujeres.

“No creo que haya que conformarse con lo que ya se tiene, por eso trabajo con prendas de alta calidad, comodidad y muy sensuales”, afirma.

 Hoy, en WOMANWORD, luchando por compaginar la vida laboral y familiar, para vivir un sueño de independencia y moda:  Sandra Macaya.

Fotografía por Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Fotografía por Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

WOMANWORD¿Cómo comienza la aventura?

Sandra Macaya- Conocí la marca en un momento en el que estaba buscando un negocio nuevo en el que embarcarme. Estaba de viaje en NY en casa de mi hermano, perdieron  mi maleta y tuve que bajar a Bloomingdales a comprarme algo para esa noche y me compre unas medias de Spanx y quedé maravillada. No lo conocía, en España ni se había oído hablar de la marca mientras que allí había un departamento entero. Seguí comprando y comprando, comencé a perseguirles y a realizar estudios de mercado hasta que hace dos años, firmamos el contrato.

WW- ¿Qué barreras se superan para conseguir importar una marca?

SM- Tengo la suerte de haberme criado con la mentalidad americana y dominar el idioma y la mentalidad. Es totalmente diferente a la europea. A un americano le encanta que seas pesado, para ellos significa que estás interesada, aquí tienes que medir los tiempos. En la vida, visión, momento y suerte van unidos, por lo que les contacté en un momento en el que se planteaban su estrategia internacional y no tenían a nadie en España.

Así, una vez firmados los acuerdos, a los tres días ya estábamos trabajando en pedidos porque previamente yo ya había comenzado a mi vez los trámites para colaborar con El Corte Inglés y comercializar allí la marca.

WW- ¿Qué es más sencillo, abrir un camino internacional o hacerlo en España?

SM- (Risas) Bueno, es diferente. A nivel internacional lo importante es conseguir abrirte un hueco, una vez hecho se trata de mantenerte en el cuadro de actividades, seguir la estrategia y cumplir resultados a corto y medio plazo. En España no se sigue tanto la estrategia sino más el día a día, hay que mimar más las relaciones.

WW- La faja y su tradición se desterró del mundo de la moda femenino, ¿Cómo vuelve?

SM- Han cambiado los conceptos. Ya no es una faja para otro sino para sentirte más cómoda tu misma para ti en diferentes ocasiones. Los productos están muy estudiados y ahora son una prenda más, no oprimen ni agobian, moldean las curvas del propio cuerpo de forma muy natural.

Además, la exigencia de la moda es tal que es imposible llevar un vestido de los que están sacando ahora sin llevar algún tipo de alisado debajo. A eso súmale la perfección de las cámaras de fotos que es imposible eludir los “arrgs” en el ombligo, celulitis, los michelines del sujetador… Spanx ha cogido mucha fama gracias a las celebrities que no dudan en usar este alisador para poder lucir maravillosas esos vestidos tan ajustados.

WW- ¿Es un movimiento reciente?

SM- La comercialización con El Corte Inglés ha comenzado hace un año y medio, fecha en la que se estaban levantando las primeras voces. También pasa una cosa y es que el departamento de medias sufre mucho y oscila con las tendencias. Esta firma lo que hace es que no sólo se trata de una media sino que además reduce y moldea. Es un todo que ha revivido el mercado.

WW- ¿Qué hace Spanx?

SM- Hace muchos productos y todos se dedican al moldeado, tiene una tecnología muy avanzada en la máxima calidad. Es un perfeccionamiento del producto que no he encontrado en otras marcas, ¡y eso que  las he probado casi todas!

WW- ¿Qué es lo más importante de un producto moldeador?

SM- La comodidad y la libertad de ser tú misma, sin opresión, para poder llevar a cabo tu rutina diaria con normalidad. Por eso, nosotras lo que más vendemos es la compresión más ligera de todas, para ellas, como para ellos. La gente busca alisar, buscan una confianza en ellos mismos y amor al propio cuerpo sin necesidad de tener que estar continuamente separándote la camisa y preocupándote de las “arruguitas”, por ejemplo.

WW- Decir “faja” suena a prejuicios y a risotadas que nos recuerdan a Bridget Jones, ¿cada vez menos?

SM- (Risas) Cada vez menos. Las fajas son feas, pero el diseño y la línea cada vez se vuelve más elegante. Muchas de ellas son vestidos. Es un vestido completo de compresión ligera, con un body debajo para que no se mueva, cuida mucho la espalda para alisarla e incluso puedes llevar tu propio sujetador debajo. Hay que saber elegir los momentos para llevarla, ¿una primera cita? Yo me lo pensaría. Y en cuanto a los prejuicios… poco a poco. En Estados Unidos lo enseñan en televisión sin tapujos. En España es diferente, entre mujeres nos lo decimos, pero aún existe ese miedo a ser juzgada.

WW- ¿Hay un tiempo estimado para llevar faja?

SM- En esta firma no. Puedes llevarla todo el día, es comodísima, el moldeado está muy bien pensado y aunque lleves la compresión más fuerte. Además, hay diferentes tallas. Si por ejemplo llevas una prenda moldeadora hasta la cintura, en la cintura pierde compresión para perder el efecto magdalena, para no desbordar y no comprimir. Moldea y no aprieta.

WW- ¿Qué ha cambiado?

SM- Los tejidos. La faja de antes era rígida por sí misma. Ahora se realizan estudios anatómicos y los tejidos llevan compresión por zonas consiguiendo que en una zona apriete y en otra no sin tener costuras y siempre transpirable y anti electricidad estática.

WW- ¿Qué prendas hay?

SM- Medias, bodys, body con tanga, sujetadores, corsés, camisetas de exterior, camisetas de exterior con manga francesa para las señoras con problemas de tríceps, cuello alto, pantalones de talle alto…

WW- ¿Y para hombre?

SM- Para hombre también. Son muchos los que las llevan. Se trata de camisetas en blanco y en negro, monísimas para llevar debajo de la camisa que lo que hacen es reducir toda la zona del vientre y les recoge la zona lumbar. Y no se nota nada.

También hay calzoncillos que elevan y recogen.

WW- Como mujer, madre y empresaria… ¿Se puede tener todo?

SM- Hay un caso muy curioso, en Yahoo Estados Unidos, acaban de contratar como CEO a una mujer embarazada. Te puedes imaginar el debate que se ha generado. De hecho, una política ha sido capaz de decir que “no se puede tener todo”.

En cambio, esta señora de Yahoo ha dicho que sí que se puede tener todo. Yo también creo que se puede tener todo. Yo tengo seis hijos, estoy divorciada y tengo mi trabajo. Se puede compaginar perfectamente y además es importantísimo dar ese ejemplo a tus hijos, hay que criarles con esa mentalidad emprendedora y de trabajo constante. No se trata de cantidad sino de calidad. Sentirte realizada y capaz como ser humano y te hace sentir feliz  y segura y eso se transmite en casa.

No es que trabaje para “sentirme realizada”, trabajo en algo que me apasiona y porque me gusta ser independiente.

WW- Háblame de la crisis…

SM- Es el efecto Barra de labios. Esto significa que cuando hay una crisis económica, la venta de barras de labios sube. De hecho, en épocas de crisis la gente se pinta más los labios de color y en épocas de bonanza se lleva más el brillo de labios. La razón es la necesidad de estrenar, de lucir, de ver un cambio en tu imagen. Ahora estamos en un momento en el que no se puede comprar sino que se reinventa lo que hay en el armario, por eso, te compras una Spanx y luces diferentes vestidos que antes no te ponías. Es como ir de compras dentro de tu propio armario.

WW- ¿Cómo oscilan los precios para reinventar el armario?

SM- Desde 32 euros a 160.

WW- Un consejo

SM- Hay que aprender a conocerse a uno mismo y el propio cuerpo. Simplemente en el mundo de Spanx, conocer tu propia talla te define. Hay que cambiar ese pensamiento de que hay que estar incómoda para estar bien.

Más Información

La firma Spanx establece tres niveles de opresión con body y banda de sujeción de látex para evitar el movimiento sin comprimir el pecho y sin costuras, para aportar la mayor comodidad.

Siempre trabajando en nude y negro, su tejido especial transpira y no comprime, para poder llevarlo más tiempo y en cualquier situación. La interesada podrá decidir qué tipo de producto es el adecuado para su cuerpo: glúteos, cadera, vientre o medias para los muslos en un tacto agradable y diferentes diseños. Hasta los calcetines han sido confeccionados para proteger la planta del pie.

Los sujetadores también han sido creados pensando en la independencia de la mujer, con simples gestos como situar los alargadores por delante y no a la espalda pasando de la ropa interior de muñeca a la lencería de mujeres reales que han aprendido a vestirse solas. Además, alisan la espalda y evitan las marcas sobre la piel.

Share.

3 comentarios

Leave A Reply