Roberto Álamo: «El teatro debe conducir a la reflexión, a la crítica»

0

Fotografía y Texto por Rocío Pastor Eugenio.

Fotografía 100 % libre de retoque digital. Como siempre aquí, en WOMANWORD.

Tímido, aparece vestido todo de negro, con su biker de Harley-Davidson y su gorra bien calada. Bajo ella, se atisban unos ojos curiosos que escrudiñan sin ser vistos y analizan una realidad que va más allá. Es la misma que plasma en sus retratos en blanco y negro.

Con paso seguro, se sonroja cuando se le reconoce el gran trabajo interpretativo que realiza sobre las tablas del Teatro Español en De ratones y Hombres, que le convierte en una persona real, totalmente diferente de la que él es. Ésa es la magia del Teatro.

Hoy, para WOMANWORD, Roberto Álamo, un actor que ha sabido reflejar el lado más humano de su personaje.

Roberto Álamo. Fotografía de Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

Roberto Álamo. Fotografía de Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD

WOMANWORDCuando te vi en la rueda de prensa y después sobre las tablas me costó creer que eras la misma persona ¿Es esa la magia de teatro?

Roberto Álamo- Deseo pensar que sí, que tiene que ver con eso que planteas, es decir, con la posibilidad de intentar ¨ser¨ y ¨estar¨ como otro ser humano ajeno a ti pero cediéndole tus emociones, tu más radical intimidad.

WW- ¿Cómo has construido este personaje? ¿Has estado en contacto con discapacitados para que sea tan humano, tan real?

RA-Si, fue lo primero que hice; una de las maravillas que te ofrece esta profesión es la de conocer a fondo otras realidades, otras vivencias, otras problemáticas, otros ambientes, en definitiva, otros mundos ajenos al tuyo que descubres como tuyos al acercarte a ellos y estudiarlos en profundidad.

WW-¿Qué has aprendido de él?

RA-Que la amistad, los sueños y la perseverancia se encargan de poner su granito de arena para que este loco mundo siga latiendo como un gran corazón.

WW-¿Cómo preparas cada función?

RA-Desde que me levanto por la mañana intento pensar y hacer cosas que me tranquilicen, que me hagan estar blando y relajado. Los días que tengo función intento no gastar demasiada energía antes de la misma.Si puedo evitar salir de casa, mejor que mejor. Llego al teatro con dos horas de antelación, me pongo la ropa del personaje, y comienzo a escuchar la música y a observar las fotografías (qué gran invento esto del Iphone, jajaja) que me ayudan a colocarme emocionalmente donde debo estar (me refiero a ese estado que no es otro que el que antes citaba cuando hablaba de mi más radical intimidad), ese sitio en el que la relajación, la fragilidad, y la vulnerabilidad se entremezclan y no vuelven a su sitio hasta pasados diez minutos de la caída del telón.

WW-Al terminar… ¿queda un poquito de Lennie dentro de ti?

RA-Un poco no,  emocionalmente queda todo de Lennie dentro de mí, pues las emociones que he cedido al personaje vuelven a sumergirse en el interior de mi cuerpo y de mi cerebro.

WW-¿Crees que el teatro es el género máximo de la interpretación

RA-No lo sé. He visto series de televisión y películas magistrales, pero también he visto obras teatrales absolutamente aburridas y bostezantes, y viceversa. En ocasiones me he asombrado con interpretaciones maravillosas que se han dado en los tres ámbitos. Habría que preguntar al público (en masa) que es lo que le seduce del teatro. Yo, sinceramente, no puedo hablar en nombre de la gente que acude a un espectáculo. En mi caso, el teatro, me abre las ventanas de la sangre al intento (diario y permanente) del conocimiento profundo de uno mismo y de los que le rodean.

WW-¿Debe el teatro llevar a la reflexión, a la crítica?

RA-Si, debe conducir a la reflexión, a la crítica, y en algunos casos, incluso, a ofrecer respuestas. El teatro y la madre Poesía tienen muchas cosas en común.

WW- Has estado 2 años con Urtain en el Teatro, ¿Cómo se coreografía una pelea y se consigue que resulte natural?

RA-Una pelea teatral será natural y orgánica si los actores (o actrices) integrantes de la pelea están sumamente relajados. Si existe tensión actoral, el resultado puede ser espantoso…auténtico detritus…jajajaja. El actor debe estar relajado, el que está tenso es el personaje.

WW-¿Cómo ha sido rodar una película como La piel que habito?

RA-Aprendí a querer y admirar a Almodóvar. Aprendí a conversar placenteramente sobre cine y otras cuestiones con Banderas. Aprendí a reírme con Marisa Paredes. Aprendí a abrazar y a adorar a Elena Anaya. Aporté lo poco o mucho que sé en esto de interpretar. Mi sangre se puso en pie para los otros.

WW- ¿Cómo fue pasar una tarde de pruebas en el taller de Jean Paul Gaultier para la película?

RA-Bueno, fue una tarde de lo más curiosa. Pedro, Elena, y yo, viajamos a París para realizar las pruebas de vestuario de nuestros personajes en La piel que habito. Yo que siempre viajo con mi cámara al hombro, pensé: “seguro que dentro del taller están prohibidas las fotografías”, pero igual que pensé eso, me dije: “qué carajo, no pierdo nada por preguntarle a Gaultier si me deja hacer una pequeña sesión fotográfica de las pruebas de vestuario”.

Dicho y hecho, me acerqué a Gaultier y le dije al oído con la mejor de mis sonrisas: “Jean Paul, can I Take some photos?”, jajajaja, y para mi pasmo me respondió “ ooohhhh, yes, of course!!!!”.

Tres horas después había tirado alrededor de cientocuarenta fotos. Por cierto, al finalizar las pruebas y cuando ya nos disponíamos a marchar al hotel, volví a dirigirme a Gaultier para preguntarle si podía hacerle un par de retratos como colofón a la sesión fotográfica, a lo que accedió con la condición de que le enviase por mail, al menos, uno de los retratos. Así lo hice. Dos semanas más tarde recibí un mail de la agente personal de Jean Paul Gaultier, en el cual me aseguraba que Gaultier consideraba que el retrato que yo le había hecho allá, apoyado en la pared de su estudio, bajo la luz mortecina de los fluorescentes, era el mejor retrato que nunca le habían hecho. Tanto es así, que en dicho mail me pedía, por favor, que le vendiese el copyright del retrato para poder utilizar el mismo en alguna de sus campañas publicitarias. Qué coño, jajaja, se lo regalé y me quedé más contento que unas castañuelas. También es verdad que jamás ha usado dicho retrato para ninguna publicidad (que yo sepa) y eso que han pasado ya dos largos años.

WW-¿Te gusta la moda? ¿Cuál dirías que es tu estilo?

RA-No entiendo nada de moda, y tampoco la sigo. No tengo ni idea de cual es o cómo se denomina es mi estilo, lo que si puedo decirte es que la mayoría de mis prendas de vestir son negras.

WW-Háblame de tu faceta de fotógrafo… ¿Siempre llevas la cámara al hombro?

RA-No, jaja, no siempre llevo la cámara al hombro (es demasiado pesada para llevarla todo el día a cuestas).Me gusta el blanco y negro, en fotografía porque, siempre me asoma a los horizontes de la atemporalidad. Haciendo fotografías encuentro la continuidad de mi Poema.

WW-También tienes un lado como escritor… La expresión mediante la poesía… ¿De dónde nace esta pasión? ¿Escribes para conocerte mejor a ti mismo?

RA-Uno de mis poemas lleva por nombre “A LA PREGUNTA DE POR QUÉ ESCRIBO”, y el primero de sus versos dice: “Escribo porque me da tu gana”. En definitiva, como dice otro de los versos del poema: “escribo no para romper corazones, sino para recomponerlos”.

WW-¿A qué te dedicarías si no fueses actor?

RA-A cualquier cosa que no me haga mirarme al espejo y maldecirme u odiarme.

WW-Tú que tienes un blog… ¿crees que las nuevas tecnologías acaban con la paciencia que requiere el teatro? ¿Deshumanizan?

RA-No, en absoluto. Creo que las “Nuevas Tecnologías” son un invento muy estimable. Lo que deshumaniza es la falta de justicia, la falta de perspectivas, la falta de amor y de esperanza. Eso si que deshumaniza, ¡pero bien!.

Pequeños detalles

Un consejo: Relaja, respira, y algunas cosas comenzarán a funcionar-te mejor.

Un lugar: Entre las piernas y los brazos y los besos de la mujer deseada.

Una forma de pensar: Respirando relajadamente.

Una forma de vivir: Amando la rueda del amor.

Share.

Leave A Reply