Carla Rogel para WOMANWORD: «¿Eres diseñadora?, !Qué genial!»

1

Carla Rogel, diseñadora de La Carola.

Sí, es genial. Crear algo de la nada uniendo, cortando, cosiendo, ensamblando piezas y materiales es apasionante; reinventarte y buscar novedades es desafiante; experimentar, fallar, acertar y apostar es precioso. Creatividad en estado puro.

Pero una marca es una empresa y un diseñador un gestor. Farándula fuera, hay que ponerse serios.

Todos, desde el pequeño emprendedor hasta el magnate, pasando por las pymes y autónomos, necesitan un plan de negocio y una estrategia: un análisis del mercado, de la competencia, de la clientela, de los proveedores; un estudio de los puntos débiles/fuertes de nuestro proyecto; una previsión de gastos/ingresos; un estudio de viabilidad; un plan de marketing; una lista de objetivos, etc.

Agota con sólo leerlo ¿verdad?

Pues llevarlo a la práctica es devastador. Pero todo juego tiene unas reglas y si no juegas bien tus cartas te vas a pique y adiós al divino primer párrafo.

En mi caso, el hemisferio del cerebro destinado a las cuentas y los números está invadido por la sección que discurre las combinaciones del raso con el terciopelo, de las lentejuelas con la gasa, de las boquillas con los forros, etc.

Cuando creé La Carola, en 2006, nunca pensé que tendría que llegar “tan lejos” pero, a medida que iba teniendo éxito, aumentando las ventas y ganando popularidad me di cuenta de que faltaba algo. ¡Y vaya que si faltaba!

Hice un curso de creación de empresas de diseño y cambié la mentalidad radicalmente. Ahora cumplo con los mínimos empresariales –que siguen siendo una pesadilla para mí-, tengo claros mis objetivos a corto/medio/largo plazo, he lanzado una web con tienda on-line posicionada para llegar a todas partes, estoy en todas las redes sociales y he diseñado un manual para el posicionamiento de mi marca.

¿Has oído eso de “primero la obligación y luego la devoción”? Esa es la clave. Yo me sumerjo en mi colección de telas, diseño los modelos más particulares y diseño los que están por venir con la mente despejada y la tranquilidad de tener las cuentas en paz.

Pero es una carrera de fondo y no hay que relajarse.

Share.

1 comentario

Leave A Reply