El Montaplatos

1

Por Rocío Pastor Eugenio.

Alberto San Juan y Guillermo Toledo, bajo la dirección de Andrés Lima, se meten en la piel de dos asesinos a sueldo que, atrapados en un sótano mientras esperan ordenes, reciben extravagantes encargos de comida a través de, como no, un montaplatos.

Las Naves del Español del Teatro Español de Madrid, en el Matadero de Legazpi, presentan esta obra de 1959, de Harold Pinter, cuyo título original es The drumb waiter.

En un escenario minimalista y plastificado, asfixiante y atemporal, los actores se adivinan desde la oscuridad absoluta intentando marcar su territorio y demostrando una marcada personalidad.

Se dice que su autor gusta de estudiar, mediante sus obras, las relaciones de poder y sumisión que se establecen entre los seres humanos en situaciones extremas. Bajo esta premisa y mediante la expresión corporal se da paso a un texto bien hilado que se va creciendo de forma paulatina, mientras ambos se estudian, se acechan, se retan y se protegen.

Solos. Unidos. No son más que dos seres humanos encerrados en una misma habitación. Dos asesinos que poco a poco presentan una acción plagada de pequeños detalles, que de forma clara y natural, dan las pistas para desenmarañar la escena final.

Una obra muy bien construida y significativa, que aúna a la perfección el thriller psicológico con la comedia. La intriga, la desconfianza y la tensión que, in crescendo, se desarrollan entre los protagonistas, se traslada al patio de butacas donde los nervios están a flor de piel.

Y es que ya lo dice el refrán: “La espera desespera” y si a esto le sumamos un montaplatos desconcertante que no deja de subir y bajar, esa agonía puede llegar a límites insospechados. Una frontera para los protagonistas que el espectador debe asumir.

Sin lugar a dudas, la obra constituye un coctel explosivo formado por unos grandes actores que interiorizan desde los gestos hasta el más mínimo detalle de sus personajes, un hilo argumental muy bien construido y una original puesta en escena.

Share.

1 comentario

  1. Un artículo perfecto!! Una vez mas, has reflejado a la perfección la obra, una obra espectacular, con grandes dosis de humor pero sin perder de vista el punto de intriga, los actores geniales, y el escenario te envuelve completamente en la piel de ellos, muy buena!

Leave A Reply