Historias en la piel

4

Por Rocío Pastor Eugenio.

Los tatuajes son señales de por vida, historias en la piel, recordatorios, símbolos, mensajes…

Nos tatuamos para recordar algo o a alguien, para dejar claro quiénes somos, qué queremos ser o a quienes o qué queremos.

Johnny Deep ha declarado que sus tatuajes son “mapas” de su existencia. Los tatuajes que lleva simbolizan los pasos que ha ido dando a lo largo de toda su vida y que le acompañarán en lo que queda de ella.

Los tatuajes fueron una práctica eurasiática en tiempos neolíticos. Se han llegado a encontrar incluso en una momia del siglo II d.C. Fue en 1991 cuando se encontró una momia neolítica dentro de un glaciar de los Alpes austro-italianos, con 57 tatuajes en la espalda. Esta momia es conocida como el Hombre del Hielo o como Ötzi, el cadáver humano con piel más antiguo que se ha encontrado, unos 5.200 años de antigüedad.  Incluso se cree que, por su posición que las marcas cumplieron un fin terapéutico.

El tatuaje es, por tanto tan antiguo como el propio ser humano. Desde el desarrollo de nuestros antepasados y el comienzo de os rituales y del gusto por embellecerse, los tatuajes pasaron a ser una más de las armas utilizadas por el ser humano para ello, todo en pro de la moda.

Tanto es así, que en Polinesia uno se comenzaba a tatuar a una edad muy temprana hasta no quedar un centímetro de piel libre de pigmentos.

Los tatuajes se han utilizado tanto para el mundo de la belleza como de la cultura y el arte creando con su dibujo significados rituales o simbólicos, como ocurría en el Antiguo Egipto. Después, pasaron a utilizarse como medio de castigo para marcar o señalar a los criminales, es el caso de Grecia y Roma.

Pero sin embargo aún hoy, hay quienes siguen pensando que aquellos que llevan tatuajes pueden tener malas intenciones restándoles formalidad a su atuendo. Algo extraño de entender en pleno siglo XXI donde la belleza adquiere cuotas insospechadas y cada uno la adapta a su personalidad.

En un siglo en el que se apuesta por el individualismo parece increíble pensar que la sociedad siga recriminando a aquellos que, ya sea con tatuajes o sin ellos, reivindiquen expresar su personalidad propia.

Otro punto importante es que recogen los sondeos, según los estudios, el 90% de los que llevan tatuajes hoy en día, desearían eliminar u ocultar alguno de ellos. A pesar de sus deseos, la eliminación de los tatuajes no deja un resultado 100% invisible y el proceso es bastante doloroso.

Ya sea por moda, tradición o cultura, está claro que hacerse un tatuaje debe ser una decisión sopesada con calma y que aquello que tatuado seguirá haciendo sentir orgullo al interesado que luzca  años después.

Share.

4 comentarios

  1. Es una pena que todavía mucha gente piense que los tatuajes son símbolo de rebeldía y que sólo los lleven los »gamberros». En fin, piensen lo que piensen lo que sí está claro es que un tatuaje debe hacerse con sentimiento y sobretodo por uno mismo, no por nadie ajeno, porque luego llega el arrepentimiento de habérselo hecho…!

  2. Estoy de acuerdo con David, yo además de tatuajes, visto con ropa ancha y tengo media cabeza rapada. Aún hay gente que se da la vuelta pa’ mirarme, me parece lo peor. Gracias por dejar las cosas claras con este artículo. Un beso.

  3. Yo también llevo tatuajes y me parece genial tu artículo. Gracias, aún hay mucha gente que nos pone mala cara.

  4. Está genial poder simbolizar momentos de tu vida, personas o situaciones en forma de tatuaje, pero también hay que estar muy seguro de que de verdad sientes esas hazañas, son marcas en tu piel para toda la vida.

Leave A Reply