Woyzeck

1

Por Rocío Pastor Eugenio

Madrid acoge en el Teatro María Guerrero de Madrid, Woyzeck de George Büchner, versionada por Juan Mayorga y dirigida por Gerardo Vera.

Bajo la aparición de 17 actores, la obra cobra vida llenando el escenario de sombras. Los personajes maquillados cuales muertos vivientes, sombríos, fríos, egoístas, parecen juguetes rotos que recrean a la perfección la “razón doble” cuya dualidad no es más que “el hombre-bestia”.

Una realidad cruel y diaria que rasga los sentidos y provoca sensaciones que arden en el pecho del público bajo la perfecta interpretación de Javier Gutierrez,  Woyzeck.

Un hombre en apariencia servil e inocente en comparación con sus vecinos, ávidos e interesados; que recorrerá, ante los ojos del espectador, un camino arduo que le llevará, como establece Juan Mayorga, a convertirse en víctima y verdugo.

La obra, con un movimiento escénico impresionante al ritmo de los diferentes diálogos, personajes y sentimientos de cada uno de ellos a lo largo de la obra, arropado por un trabajo espectacular de luz y escenografía, conjuga los cambios escénicos con música de piano, ópera y canciones de folklore alemán sobre temas de Béla Bartók, respetando la intensa  y profunda obra de Büchner.

La razón nos ahoga en lugar de darnos tranquilidad: “Te dan ganas de colgarte sólo por lo que separa el sí del no”.

La furia, los vicios, la inocencia, el estudio, la perversión… Somos cara y cruz de una misma moneda. Oscuridad y luz. Claridad y sombras. Razón y bestias. Esto es, según Woyzeck, el ser humano.

Juan Mayorga resalta cómo el personaje de Woyzeck obliga a mirarlo: “en su fealdad, en su errático vagar– y a escucharlo –en su frágil decir, en sus silencios” y así brindará  un “final sin razón que desafía nuestra capacidad de juzgar”.

Share.

1 comentario

  1. Que razón tienes con «somos cara y cruz de una misma moneda», la obra muestra tanto a la cara inocente, que digamos de Woyzek, como su cara más fria y horrible, la desesperación, el poder de los altos mandatarios y el callar de los soldados rasos.

    Como ha evolucionado el ser humano…

Leave A Reply