| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

Qué ver en Glasgow en un fin de semana

0

Llega la navidad y no hay mejor forma de celebrarla que a través de los preciosos mercadillos navideños que decoran Europa éstos días.

He tenido la suerte de poder descubrir los de la bella ciudad de Glasgow. A quince minutos de Edimburgo, se ensalza como la escapada perfecta para disfrutar de un fin de semana redondo.

Ésta ha sido mi ruta completa. No dejes de ver las fotos y leer la ruta al completo tras ver el vídeo:

 

* Más info en los créditos del vídeo en mi canal de YouTube. ¡Conoce a mis compinches!

 

Sábado

  • Coge el primer vuelo del sábado por la mañana y amanece para desayunar un chocolate caliente con huevos benedictinos en el Abode Hotel, deja la maleta y comienza un tour por la ciudad:

Para comenzar, cruzando Buchanan Street y descubriendo cómo resuena la música en la calle frente a The Glasgow Royal Concert Hall, camina hasta el East End, Creative Quarter, lo llaman, un barrio de contrastes en el que conviven lo medieval con edificios de clase obrera y tiendas de barrio desde las que palpitar la vida real de la ciudad. Tras veinte minutos andando, llegarás a la Catedral de Saint Mungo del Siglo XII y estilo gótico, escenario de la serie Outlander en la segunda temporada y poseedora de un jardín zen y de una necrópolis victoriana a su espalda, descrita como la más grande de Europa, desde la que disfrutar de las vistas que regala su cima.

En ésta zona, también puedes visitar el mercadillo the barras market, Provand’s Lordship, un hospital ahora galería de muebles escoceses del Siglo XVII y de Saint Nicholas y su precioso jardín del Siglo XV.

Vuelve por Ingram Street, recorriendo Merchant city, donde se encuentras las mansiones de los magnates del tabaco, el museo de la policía, el más antiguo de UK y descubre Glasgow Cross, el cruce de las cinco calles más importantes de la ciudad: London Road, Gallowgate, Trongate, Salt market y High Street, encumbrada con una alta torre, que marca el lugar donde se encontraba la cámara de comercio medieval destruída en 1926 por un incendio. Tras ella, el puente de los ahorcados aparece y frente a la que el edificio que hoy acoge un teatro y un restaurante fuese antes una estación de policía, una lonja, una cárcel, una iglesia protestante, una católica… ¡un edificio vivo donde los haya!

Siguiendo Ingram, llegarás a George Square, donde la navidad se abre paso a través de sus casetas decoradas, su dulce gastronomía, las luces de colores que enmarcan su noria y las sillas voladoras y ese sonido de los villancicos que alegran el espíritu sin saber por qué. En ésta misma plaza, Glasgow City Chambers, de estilo renacentista, rige la ciudad desde 1888.

Podrás encontrar más mercadillos navideños también en Enoch Square, que encontrarás bajando todo recto desde Buchanan Street descubriendo las estaciones de policía color azul que aún quedan en las calles, reconvertidas hoy en pequeñas tiendas de snacks. Sigue bajando por Stockwell street y descubre los graffitis de street art que describen la ciudad hasta el río Clyde.

No olvides en esta zona de calles céntricas, en las que todo queda a sólo unos minutos andando, visitar la Royal Exchange Square baja por Queen Street hasta la Gallery of Modern Art, de estilo neoclásico, frente a la que Wellington ecuestre se atavía con un cono naranja de tráfico a modo de sombrero formando una de las imágenes más icónicas de la ciudad.

Sigue bajado y gira a la derecha hasta Princess Square. Pasea por éste centro comercial tan elegante, después, las galerías Argyle Street te mostrarán un estilo parisino de abarrotados escaparates llenos de joyas brillantes. Desde aquí, asómate a ver el exterior de la estación de tren Glasgow Central y sube la escalera de caracol del Lighthouse diseñado por Mackintosh, hijo de la ciudad, perfeccionista en los detalles y máximo exponente del Art Nouveau en Escocia.

  • No dejes de comer en The Red Onion y prueba sus deliciosos Scottish bombons, la ternera y hot chocolate brownie con el que se ha convertido en mi nuevo helado favorito: honeycomb ice cream, hecho a 20 kilómetros del restaurante de manera artesanal.
  • Cámbiate de ropa y haz un tour por el west end de la ciudad, sin olvidar la universidad, de estilo neogótico, ésa a la que las mujeres tenían prohibido el paso, pasea por Ashton Lane y llega hasta el Clyde River para visitar el Riverside Museum y el tall ship.
  • No olvides visitar el museo más representativo de la ciudad, el Kelvingrove Museum. Una galería que aúna fauna, arte moderno, paisajes y retratos.
  • El sábado por la noche, podrás descubrir el festival de música celta: Celtic Connections que celebra su 25 aniversario en éste festival de invierno alegrando las noches, entre pintas con whisky en el Tennent’s Brewers en Molendinar Bar.

Domingo

Tras tomar un desayuno contundente a base de un buen porridge de chocolate caliente, salimos a pasear la ciudad, cámara en mano, con Photo Walk Scotland para conocer una ruta de murales de Street Art avalados por el ayuntamiento y firmados por sus artistas que conformar una manera de reconstruirla creando valor, a través del arte.

Recorrer el city centre mural trail mediante sus artistas es una gincana en la que los graffitis aparecen casi por sorpresa llenando edificios enteros desde Buchanan Street y sus aledaños bajando hasta el río Clyde hasta llegar a Merchant City descubriendo las obras de Smug, Rogue-One, Ejek, Jack Vettriano o Klingatron, entre otros.

Para comer, disfruta del sabor hipster de Wilson St Pantry y su té combinado con huevos benedictinos, salsa holandesa, aguacate y salmón ahumado.

La siguiente parada, es conocer el proceso creativo del whisky desde uno de los puertos más representativos de la ciudad en Clydeside Distillery. Desde las fotos de su museo hasta la cata, donde aprender a oler, ver las hebras de aceite que determinan su antigüedad y sabor y beber el mal scotch whisky.

Con el cuerpo caliente, ponte camino a St Andrew para aprender Ceilidh, danzas celtas escocesas, cogidos de la mano con sus ciudadanos, algunos de ellos, vestidos con el kilt tradicional. Baila, disfruta, ríe, déjate llevar por sus enérgicos pasos y giros y convive con un pueblo que comparte.

Después, termina la noche con tus nuevos amigos cantando blues en el pub Howlin Wolf, bebiendo pintas y sidra y pon el despertador para no perder mañana el vuelo directo Glasgow – Madrid que te devolverá a casa a primera hora de la mañana.

Un fin de semana perfecto.

Gracias Visit Scotland por permitirme conocer ésta maravillosa ciudad gracias a su iniciativa: #PeopleMakeGlasgow #Yoyp2018 Year of young people para 2018, en ésta Glasgow, ciudad de la música que apuesta por un nuevo año de igualdad de género y oportunidades para los jóvenes mediante actividades para conocer la ciudad y sus alrededores mostrando el talento de la gente joven. No es casualidad que fuese nombrada Ciudad de la cultura en los ’90.

Ps. Si tienes tiempo, pasea sin prisa por Glasgow Green, el parque más grande de la ciudad inaugurado en 1450 y que posee la fuente de terracota más grande del mundo: Doulton Fountain.

Más imágenes en:

#WOMANWORDinUK

#WOMANWORDinScotland

#WOMANWORDinStreetArt

Share.

Leave A Reply