| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

México: Akumal, buceo con tortugas en Riviera Maya

2

Dicen que cuando viajas a Riviera Maya, el esmeralda de sus aguas canta a la esperanza en el Ser Humano para proteger el mundo y su naturaleza.

Dicen que cuando viajas a Yucatán, los espíritus de la tierra confabulan para hacerte sentir parte de la misma si tu alma está preparada y es capaz de abrirse en el respeto.

Dicen que cuando viajas a Quintana Roo, el mar, la arena y la selva conforman un paisaje en el que el corazón converge y comprende el universo.

Dicen que viajar define la persona que quieres ser haciéndolo realidad a través de la conciencia.

Una de las experiencias más hermosas de mi vida, ha sido acudir a la playa de Akumal. Dejar atrás a los turistas con chalecos, a los locales que intentan el fraude, a esos otros que intentan sacar partido y encaminarme segura, sin habla, hacia el agua plagada de barcos.

Sin crema solar en mi piel para proteger el agua cargada de vida de los químicos que la arrebatan, di un paso, luego otro, otro más y me sumergí en las profundidades del agua, donde cae el terreno, donde el color se oscurece y buceé, sin importarme el aire, flotando en el abismo sobre corales y mantas rayas que dibujaban con estelas de arena nuestro lento avance.

Vi peces de colores, algas, plantas, estrellas de mar, pequeños tiburones y de repente, una sombra a mi lado me observaba curiosa.

Así me encontré con la primera tortuga marina que vería en mi vida. Ella parada oscilante en el vaivén mirándome divertida, de frente, sin miedo de mi especie permitiéndome contemplarla por completo en sus dos metros de dimensión, sus alas y sus dibujos de carey.

Me saludó dándome la bienvenida a su mundo submarino y bajó hasta la arena, dónde jugó con la misma y comenzó a comer. A su lado otras seis o siete tortugas, realizaban la misma rutina diaria, comer, subir a respirar, bajar a jugar con la arena.

Es el momento de que regresen a casa y cojan fuerza, desoven y sigan su camino recorriendo los mares del mundo en busca del cálido que baña las aguas.

Sobrevivirán a trompicones sorteando la muerte a manos de barcos, turistas, redes, motores y cremas de sol que contaminan el agua junto a residuos tirados por la población mundial por el WC inconscientes ante cada presión en la cadena, condenando las aguas del mundo entero con su estupidez diaria.

La calma experimentada al ver a éste dinosaurio centenario junto a su familia subiendo, bajando, habitando las aguas es una de las cosas más bellas que he vivido en mi vida.

Al salir de agua, las lágrimas recorrían mis mejillas consciente de que ése espectáculo en peligro de extinción sería el último que verían mis ojos. El fondo marino casi inhóspito es el resultado del expolio de mi raza.

Vergüenza, dolor y rabia frente a la paz y la gratitud sentida ante un animal que me regaló uno de los mejores momentos de mi vida haciéndome sentir protegida y bienvenida en su entorno.

Gracias.

Nota al Lector

Las tortugas marinas y otras criaturas del mar se ven expuestas a la extinción, la muerte y a enfermedad debido a nuestras conductas nocivas:

  • No tires nada por el WC, usa la papelera
  • No te bañes en el mar, ríos, lagos o embalses con crema solar en tu piel. Si la aplicas, espera al menos 90 minutos antes de entar en el agua
  • Castiga los delfinarios, zoos y acuarios del mundo con tu ausencia
  • Nunca navegues ni bucees a menos de 50 metros de cualquier animal marino: ballenas, delfines, etc Como puedes ver en mi reportaje sobre ballenas y zifios, las cicatrices y la muerte son las consecuencias
  • Cuando bucees no toques ningún animal o planta del fondo marino, déjalos vivir en paz, estás en su casa como invitado, respeta el entorno. NADA TE PERTENECE
Share.

2 comentarios

  1. Precioso y aleccionador articulo.Pienso en la paz que debiste sentir Allá en las profundidades marinas junto a las tortugas Y me estremezco.

Leave A Reply