| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

Puerto Rico: Isla Culebra. Playa Flamenco

0

Amanece a las 6 de la mañana en San Juan y a las 8 ya estamos preparados para embarcar en dirección a la isla Culebra, en el corazón del Mar Caribe, tras saludar a las iguanas salvajes que habitan en el Puerto.

Colonizada por los españoles y después por Estados Unidos, la isla mire 7 millas por 3 de ancho, tiene 2500 habitantes y tiene 22 cayos o pequeñas islas a su alrededor y aunque carece de ríos, es muy rica en su magnífica vida submarina.

A la isla, que recibe su nombre del primer gobernador de la misma, San Ildefonso de Culera, sólo se puede llegar a la isla en avión o en barco y es la última escala de abastecimiento antes de proseguir viaje hacia las islas vírgenes americanas o británicas, según las palabras del capitán del barco en el que viajo (como puedes ver en el Vlog de Isla Culebra) y que en esta isla se encuentra el segundo faro más antiguo del Caribe.

Entre sus aguas turquesa y escuchando salsa en el hilo musical del ferry que nos lleva hasta aquí, saltamos al agua y hacemos snorkel durante horas buceando entre peces de mil colores, como la colirrubia, meros, chillos y peces caribeños como la cojinua o los pámpanos y mil cosas más como enormes esponjas de mar, corales, arena blanca, cangrejos y algas, en la Reserva de Carlos Marín Rosario, donde está prohibido tocar el arrecife para su perpetuación.

No son pocas las especies marinas que disfrutan sus vacaciones aquí, entre ellas, las preciosas tortugas marinas que vienen a desovar en la Isla Culebrita.

De vuelta en el barco, charlo con el capitán sobre la Puerto Rico y sus secretos naturales y sobre la grandeza natural de esta maravilla de isla que deja sin habla y evoca naufragios con happy ending y películas paradisiacas.

A varios metros de distancia de la playa flamenco, una de las tres mejores playas del mundo, echamos el ancla para llegar a nado hasta la protegida playa flamenco. Aguas turquesas, mar azul, fotos de ensueño y una luz que daña los ojos de tan bonito que se torna en rededor.

Un tanque varado reminiscencia de guerras pasadas en un entorno en el que toda hostilidad parece imposible.

Paseamos entre los azules reflejados sobre el blanco de la arena y descubrimos piñas, cocos y auténtica paz entre el susurro del agua y los pájaros de colores.

Pasar varios días en la isla parece una concesión de imposible negativa al alma que sonríe. Así pues, la acampada en Flamenco es posibe. Puedes coger un barco en tour privado y quedarte en la isla o coger el ferry por dos dólares y medio que tan sólo tarda una hora y cuarenta minutos, para pasar día y noche en este lugar de ensueño, en calma, para ver amanecer sobre el Caribe y hacer snorkel en sus coloridos fondos antes de desayunar fruta fresca del trópico.

Al volver al barco, un banquete nos espera. Sol, agua, buceo y buena comida.

Puerto Rico siempre seduce con sus planes improvisados.

El final perfecto, de aventura en aventura, es sin duda, cuando vuelvas de culebra, seducido por la magnífica naturaleza, es ir directamente, con el bañador puesto, después de comer tacos de pescado y flan de coco en el bar del puerto, a la bahía luminiscente a hacer kayak entre el manglar a oscuras para dar salida a la luz de la mirada bajo un cielo de estrellas que deja ver la vía láctea sobre un lecho de agua que iluminada refleja el cielo en constancia propia.

Puerto Rico es magia natural que ha de ser protegida.

Más Info

#WOMANWORDinPuertoRico

Puerto Rico en Youtube

Puerto Rico en la Web

¡No te pierdas otras islas como Menorca, Mallorca, Ibiza, Formentera o Tenerife en WOMANWORD!

Share.

Leave A Reply