| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

Puerto Rico: Un café, por favor

0

El café de la isla de Puerto Rico es de los mejores que he tenido el placer de tomar.

Fuerte, envolvente y suave al final, describe el carácter de la isla a la perfección.

Para conocer la historia nos vamos a la Hacienda Buena Vista, para conocer en primera persona el proceso de plantación, recogida, separación, secano y tueste del café como se hacía en el Siglo XIX, del árbol a la taza utilizando auténticas máquinas hidráulicas de la época que funcionaban con la propia fuerza de agua.

Acompañados de Alejandra, intérprete ambiental de la organización “Para la Naturaleza”, que cuida el entorno de la isla en diferentes actividades como la rehabilitación de casas en el viejo San Juan, la cosecha de café, la siembra en sombra y en definitiva mover diferentes acciones a lo largo de la isla que la revitalicen de forma activa descubriendo todos sus rincones fortificando la memoria y la personalidad que les propia desde la naturaleza hasta la ciudad: Daguao, Ceiba, aves, siembra de árboles nativos, conservación histórica, agricultura en la ciudad, protección de las tortugas marinas, limpia y conservación de los ríos de piedra, taller de conservas, formar parte de los espectáculos naturales como los murciélagos de la Cueva del Convento, el cuidado del sapo concho nativo en peligro de extinción, arqueología al filo del mar, caminar por el bosque Pterocarpus, conocer las cavidades del río encantado en la cueva Yuyú, descubrir el cañón de San Cristóbal, panadería orgánica, del cacao al chocolate y muchas actividades más.

Los antiguos esclavos, morían en estas tierras cultivando café para los blancos, hoy, el proceso natural se preserva y la historia cambia en pro de la integración y la igualdad.

Molinos de madera mueven el agua de la cascada de forma natural, los árboles y las plantaciones crecen fuertes y exuberantes, como sus caracoles del tamaño de la palma de mi mano que habitan en sus montes, las gallinas vagan libres y las raíces salen de la tierra para abrazar al viajero y calmar su calor con su altas copas de hojas inmensas.

Cruzamos puentes de madera, seguimos el curso del agua, vemos las plantas cafeteras, el molino girar separando el grano y el proceso de limpia manual y tueste para pasar a degustar un sabor diferente, sin artificios, recién cultivado, único.

Caminamos entre secuoyas milenarias y ceibas de 2000 años y mastico cacao puro, notando todo el sabor en cada poro de mi piel.

Diferentes tipos de café se cuelan en mi bolso:

  • Robusta, conocido como levanta muertos
  • Gourmet, de semilla Rioja, perfecto, dicen, para combinarlo con alcohol en la sobremesa
  • Y arábica, el premium por excelencia, como el Alto Grande.

Me traigo a casa e 100% arábico cultivado en las montañas de la isla, elaborado por la compañía del Caribe: Café Tesoro del Sol, de cuerpo suave, aroma dulce y marca de leyenda del “Old Caribbean Character”, según me cuenta el viejito desdentado que me lo regala, cruzadas sus piernas con música de salsa que sale desde el fondo de su tienda de madera emitida por la aguja de un tocadiscos.

También pruebo el Yaucono, que se vende como el “mejor café” de la isla, desde 1896 y tiene una variedad llena de sabor de descafeinado maravillosa. Con cuerpo, jugoso y muy aromático. Beber café se torna mi aficción favorita junto con comer, descubrir y cantar en esta isla seductora.

Más Info

#WOMANWORDinPuertoRico

Puerto Rico en Youtube

Puerto Rico en la Web

Share.

Leave A Reply