| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

EL ÚLTIMO HUEVO

2

Cocer tu último huevo, pelarlo y que cuando le vas a hincar el diente se te escurra, salga disparado ventana abajo y que en plena caída le atice a un pájaro en su plumífera cabecita…

Este es uno de esos días en los que no sabes si está nublado o si por el contrario hace sol, de esos días en los que el ego vence, la pereza se establece y pesa el cuerpo por que el alma llega hasta los pies, la cabeza se aturulla y no somos capaces de ver más allá.

Esos días en los que se para el mundo y somos incapaces de dar un paso más. De esos días en los que la cama y el sofá se convierten en un bunker y la televisión ayuda a no escucharnos a nosotros mismos.

Lo positivo es que incluso en estos días grises, que nada tienen que ver con esos otros de relax y meditación que de forma positiva y consciente nos regalamos a veces (menos de las que deberíamos), siempre hay pequeños motivos que aparecen para volver a devolvernos la fuerza y la entereza.

Cuando en esos días el gris se instaura, lo más importante es encontrar aquello que nos arranca una sonrisa y como un salvavidas, aferrarnos a ellos porque al final, cuando nos damos cuenta de la relatividad y la verdadera teoría de la gravedad aplicada a nuestros días, entendemos que en el siguiente paso, en la siguiente respiración, encontraremos algo que nos haga volver a sonreír y todo, volverá a tener sentido y como el pájaro “ahueveado” volveremos a alzar el vuelo.

Fotografía y Texto por Rocío Pastor Eugenio.

Fotografía 100% libre de retoque digital. Como siempre aquí, en WOMANWORD.

Share.

2 comentarios

  1. María López on

    Me encanta, simplemente genial. Como transformar un accidente puntual (que es mucho más trágico que un triste accidente) en una lección de supervivencia. Te adoro!!!

Leave A Reply