| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

NYC: Central Park

0

Tráfico, ruido, acelerones, esperas, agobio, multitud, calor, frío, polución, humo, luz artificial, empujones, flashes, tirones, prisa… Eso es Nueva York, pero la ciudad del jaleo y los rascacielos, la gran manzana, tiene también un gran pulmón: Central Park.

El parque situado en el corazón de Manhattan abre un lugar de relax, de descanso, de respiro y de posibilidades lejos del bullir de las calles de cemento.

Al cruzar sus puertas y seguir sus senderos, la ciudad va quedando atrás paso a paso. Al internarnos en él, otra ciudad aparece, más verde, más saludable. Aquí, los neoyorquinos encuentran una vía de escape para celebrar la pausa en sus días.

Sus diferentes lagos, permiten remar en barca, sentarse en su orilla, jugar en sus aguas y ver los animales que en ellos viven: patos, tortugas, peces…

Cada día, diferentes actividades se desarrollan en él: cuenta cuentos, reuniones de diferentes colectivos como madres primerizas, clases de yoga, pintores, músicos, ciclistas y muchos, muchos corredores que desarrollan su físico y su inteligencia disfrutando del deporte y el aire libre.

Sus caminos, su extensión y sus árboles provocan que resulte fácil perderse en Central Park al dejar las grandes avenidas del mismo, olvidando estar en una ciudad y caminando sobre la arena, parece que paseas por una montaña.

Su aroma limpia y endulza, sobre todo los días de lluvia, cuando el ozono sube y lo natural impera.

Recuerdos y nuevas historias, firmas anónimas y nombres con mayúsculas. Belvedere Castle, una pagoda, pistas de baseball, gente tomando el sol en bikini, corredores  con movilidad reducida que inventan posibilidades, caballos, perros, barquitas en el lago, patos, peces y tortugas.

Un zoo. El lago Jackie Kennedy, vistas de la ciudad, el Metropolitan y su maravillosa terraza con vistas al parque, el Guggenheim, ardillas gordinflonas, pompas de jabón, una guitarra, Alicia en el País de las Maravillas, los hermanos Grimm, bancos comunales, una reunión de ecologistas, taichi, árboles centenarios. Una boda, colas para entrar en el teatro gratuito, momentos que parecen de película, un guiño, un mendigo construyendo su morada, diferentes estatuas silenciosas, mimos, un set de rodaje perfecto y la verdad de la cultura americana con sus espacios y sus formas de vida.

Desde el embarcadero hasta el auditorio, sus alrededores con grandes nombres como el Plaza, las luces de Times Square, Columbus Circle, el Museo de Historia Natural, el Upper East y West Side, la 5º Avenida… Un todo reflejado, conocido hasta por quienes nunca han pisado su asfalto.

Un paso innegable, apetecible. Un lugar para disfrutar, sentarse y reflexionar.

Todos los textos e imágenes tienen derechos de autor. All Rights reserved. © Rocío Pastor Eugenio ® WOMANWORD

Share.

Leave A Reply