| International Lifestyle Traveller | Viaja Conmigo

Somos lo que comemos

0

Fotografía y texto por Rocío Pastor Eugenio.

Fotografía 100% libre de retoque digital. Como siempre aquí, en WOMANWORD

Fotografía de Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD. Recuerda, las fotografías tienen derechos de autor por lo que coger fotografías de la web es ROBO.

Fotografía de Rocío Pastor Eugenio. WOMANWORD. Recuerda, las fotografías tienen derechos de autor por lo que coger fotografías de la web es ROBO.

El pasado 31 de mayo, se celebró en Madrid un coloquio organizado por la Fundación Wellington en honor a la Salud y la Imagen.

Hoy en día, la belleza es valorada sobre manera por ello se elige con sumo cuidado la vestimenta, se practica deporte e incluso más de [email protected] pasa por el quirófano para tener el aspecto deseado olvidando que lo realmente importante para sentirse bien con [email protected] [email protected], seguro, activo, sano y lleno de energía no es ni más ni menos que llevar una correcta alimentación.

Con ello, no me refiero a una estricta dieta sino a una dieta mediterránea rica en productos variados, naturales y frescos. Parece que la globalización ha hecho olvidar una tradición tan saludable, por ello, los expertos en belleza luchan por volver al inicio y educar a la sociedad en hábitos de consumo responsables.

En esta conferencia, que entra dentro de los ciclos de encuentros socio-culturales de Madrid,  congregó como ponentes a Jesús A. F. Tresguerres, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense y Director dela Unidad Antienvejecimiento dela Fundación Tejerina; quien explicó que la genética solo influye en un 30% sobre nuestra salud ya que el resto viene dado por nuestro modo de vida.

Como no podemos cambiar nuestra genética, sí que podemos elegir nuestros hábitos: “lo que mejor podemos hacer para vivir más y mejor es comer menos. Una restricción alimentaria permite envejecer con la mitad de tumores y de enfermedades cardiovasculares. No nos queda más remedio que asumir que comer poco es más sano”, afirmó el Dr. Tresguerres.

Por su parte, Gregorio Varela, Catedrático de Nutrición y Bromatología dela Universidad S. Pablo CEU y Presidente dela Fundación Española de la Nutrición; no dudó en advertir que hablar de salud es en buena medida hablar del peso (factor objetivo) y de la imagen (factor subjetivo) debiendo reflexionar sobre ésta última:

“La percepción corporal personal puede ser positiva o negativa, siendo las mujeres quienes tienen en general una percepción más negativa de sí mismas que los hombres. Sin embargo, los chicos jóvenes empiezan a preocuparse cada vez más por su aspecto físico, apareciendo patologías como la vigorexia. La percepción de la imagen corporal ideal ha evolucionado a lo largo de la historia desde el 240-220-240 hasta el actual 90-60-90. Existe una primera revolución corporal que ocurre en la adolescencia, donde se diferencian el componente graso del no graso y que prepara por ejemplo a las mujeres ante la maternidad. Ante este cambio las adolescentes se rebelan. Aunque la excepción corporal por exceso se empieza a asumir y aceptar como un fenómeno normal”.

El catedrático hizo hincapié en la necesidad medica que existe de frenar la obesidad infantil, enfermedad que afecta actualmente al 30% de los niños.

Por último, Isabel Tuñón, Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Zaragoza; realizó una defensa de la medicina estética afirmando que ésta trata de conseguir el bienestar a través de la imagen, pero añadió que, teniendo en cuenta la salud, la preocupación que existe por la imagen desde la época greco-romana se basa en intentar envejecer de la mejor forma posible.

“La imagen es fundamental en nuestra sociedad: la primera impresión cuando vamos a una entrevista de trabajo, a un juicio,… esta imagen empieza a decaer con la vejez, y queremos soluciones adecuadas para combatir esto, soluciones que hoy en día ofrece la medicina estética. La idea no sólo es vivir más, pero vivir mejor, tener una mejor calidad de vida”.

Sin duda su exposición pretendía unir la educación en una calidad de vida, con un sector económico en auge, como es la que aunque cambie la imagen, se ha demostrado que no cambia el componente psicológico que lleva al paciente a sentirse inferior.

Como puede observarse la nutrición y la belleza van cogidas de la mano, por eso, los expertos no dudaron en afirmar de forma rotunda que “somos lo que comemos”.  Y aclararon que el principal problema es que el ritmo económico laboral marcado con el capitalismo obliga a que la hora de la comida y el tiempo dedicado a la cocina, no sea respetado, lo que nos lleva a ingerir productos de mala calidad. En su opinión: “la nutrición conduce a la belleza porque aunque no se puede detener el envejecimiento, sí se puede envejecer más lentamente y mejor”. En definitiva, una dieta equilibrada acompañada de ejercicio físico, es la “base de cualquier tratamiento anti envejecimiento”.

Más Información

No te pierdas el artículo de WOMANWORD sobre las I Jornadas Gastronómicas de Frutas Tropicales

Share.

Leave A Reply